¿Sabes por qué al hotel de carretera se le llama Motel?

Empezamos a conocerlos por las películas que venían de EE.UU. ¿Quién no recuerda el terrorífico Motel Bates de la película de Alfred Hitchcock “Psicosis”? Pero, ¿sabes por qué a un hotel de carretera se le llama Motel?

A diferencia de los hoteles convencionales que tienen varias plantas y largos pasillos interiores a los que dan las habitaciones, los moteles son hoteles de una o dos plantas cuyas habitaciones dan directamente al estacionamiento del hotel o a una zona común próxima al aparcamiento. Suelen estar fuera del núcleo urbano junto a una carretera o autovía y la puerta de entrada es independiente para cada alojamiento.

El nombre de Motel se acuñó en 1925. Al aumentar los viajes por carretera en EE.UU. se vio la necesidad de crear un tipo de hotel que fuera práctico para los automovilistas. Arthur Heineman, arquitecto y empresario, abrió el primer establecimiento con esa finalidad el 12 de diciembre de 1925 en San Luis Obispo en California. Lo llamó Milestone Mo-Tel. Su intención era que se llamase “Milestone Motor Hotel”, pero en el lugar de la azotea del edificio donde quería situar el cartel no había suficiente espacio, por lo que decidió abreviarlo. En el término Mo-tel unió el término “Motor” de “motor car” con “Hotel”.

Desde 1915 existían hoteles de estas características pero no tenían un nombre propio. El término Motel se popularizó y extendió por todo el mundo a partir de la Segunda Guerra Mundial. Haciéndose conocidos gracias, en parte, a la difusión que han tenido en las películas norteamericanas. Además de la mencionada “Psicosis” y sus secuelas, el motel ha sido el hilo vertebrador de films como “Motel Hell”, “Identity”, “Hotel sin salida” (“Habitación sin salida”) o “Vacancy-2”.

En muchos países, especialmente de Centroamérica y Sudamérica, el término Motel designa en muchas ocasiones a los establecimientos utilizados para encuentros furtivos de parejas que desean por algún motivo ocultar su relación. Al tener acceso directamente desde el aparcamiento ofrecen intimidad y discreción al cliente.

Después de un espectacular auge durante la década de los 60, en la actualidad este tipo de establecimiento hotelero ha perdido fuelle ya que la mayoría de viajes que se realizan en automóvil se hacen por autopista y las grandes cadenas han copado las concesiones. Los moteles de propietarios particulares que veíamos en las películas están a punto de desaparecer o en franca decadencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *