¿Por qué Venezuela se refugia en los videntes 2.0?

En Venezuela siempre ha habido una tendencia a consultar tarotistas, adivinos, brujos y afines. La sección del horóscopo del periódico es leída por todos, desde aquellos casuales que lo hacen “por si acaso” hasta aquellos que no salen de su casa sin consultarlo. Hasta la legendaria Billo’s Caracas Boys dedica una canción a un brujo que ayuda a sus clientes con diversas tareas.

En épocas recientes, el aumento de los seguidores de los practicantes de la adivinación, así como de miembros de religiones con raíces africanas que a veces se asocian con esas prácticas, se ha hecho quizá más evidente. ¿Pero qué hace que los venezolanos sigan fervientemente este tipo de prácticas?

Pues según expertos, los venezolanos están sumergidos en una inmensa desesperanza que alientan cuando algún «vidente» predice lo que ellos quieren leer. Sin embargo, pocos han tenido la credibilidad necesaria. «No las pegan», «son unos charlatanes», entre otras frases.

Wicca Reencarnada, Meredith Montero, El Rey David, Reinaldo Dos Santos y ahora el más popular, Misterpopo Celestial, hacen vida hasta en las páginas digitales más «serias» del país.

¿Cuándo comenzó el auge?

Se ha hecho quizá más evidente, en especial con la aparición de Reinaldo dos Santos, “El Profeta de América”.

Brasileño de nacimiento, radicado en Miami, Florida, dos Santos asegura en la biografía de su página web que empezó a tener visiones desde niño, que mostraba en dibujos que llama psicografías. A los 14 años empieza a estudiar con un conocido astrólogo del país, y a los 24 viaja a Bolivia, México y Ecuador a estudiar sus culturas. Predijo correctamente el ataque a las Torres Gemelas, la elección de Barack Obama todos los triunfos del presidente Hugo Chávez, junto con su muerte.

Pero es en 2013, cuando predijo que Nicolás Maduro caerá en tres días y eso no sucede, cuando dos Santos pasa a la notoriedad. El presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, lo ha hecho frecuente blanco de sus críticas, e incluso lo asoció con un intento de golpe de estado, asegurando que el Profeta pretendía “bombardear Caracas con Sukhoi”. Dos Santos, por su parte, le ha dicho Cabello que él sabe no sólo “cómo va a caer Maduro”, sino que, en una reciente carta dirigida a Cabello, le dijo que sabía que “mi vida será cegada por un matón de esquina, pagado por usted, mi querido verdugo”. Aun así, dos Santos dijo que hoy en día prefería no dar declaraciones a la prensa, “pues siempre malinterpretan lo que digo”.

El momento de polarización política contribuyó a que Reinaldo dos Santos adquiriera notoriedad, pero el auge de los practicantes de la adivinación es algo que ha estado muy presente no sólo en Venezuela, sino en todo el mundo, de acuerdo con David Goncalves, “El Rey David”. Considera que astrólogos, videntes, tarotistas y profetas son más orientadores en épocas de crisis. “Lo que hacemos es publicar lo que podemos ver, exhibir”, dijo. “No es lo que yo opino como vidente, es lo que pueda percibir con el tacto. Entonces el pueblo confía mucho en eso, por eso es que cada vez que empieza el año chequea el horóscopo para ver cómo le va a ir”.

Todo este alboroto de predicciones no cae bien con la Iglesia católica, la religión practicada por 96% de la población venezolana, o 25 millones de personas, pero que ha visto cada vez más personas cambiarla por religiones alternas. El padre Heinz Escorche, vicario de la parroquia Nuestra Señora de Lourdes, explica que puede ser debido a que los cambios que espera la población no llegan con la velocidad que ellos esperan y por tanto buscan respuestas rápidas. Sin embargo,no considera que debe ser razón para abandonar el camino de la fe.

«Si Cristo nos propone un camino desde la justicia, por la verdad, es por ahí que debemos mostrar la fe”, explicó. “Ciertamente para los que pensamos en un camino distinto, un camino de democracia, los valores deben ser acordes con el Evangelio”.

Pega2/6toPoder 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *