Nuevos tiempos: Mira en lo que este esposo ayudó a su ex mujer y a su amante

El 4 de marzo, Basudep Tappo, de 28 años, oriundo de la aldea de Palmara, en el estado indio de Odisha, se casó con una mujer de 24 años de un pueblo vecino, según lo acordado por sus familias. Su boda siguió las tradiciones de la comunidad de agricultores a la que Tappo pertenecía, y aunque no se firmaron documentos legales, los dos recibieron las bendiciones de la comunidad, por lo que se convirtieron en marido y mujer. Todo estuvo bien durante los primeros seis días, pero luego vinieron de visita tres hombres de la aldea natal de la novia, y las cosas tomaron un giro extraño.

Los tres hombres, uno de los cuales afirmaba ser el primo de la mujer, fueron recibidos por la familia de Basudep en la casa de la pareja. En un momento, dos de los hombres salieron de la casa para visitar el pueblo, mientras que los dos primos se quedaron solos en casa. Desafortunadamente para ellos, los vecinos no aprobaron que un hombre extraño estuviera solo con una mujer recién casada, por lo que lo sorprendieron y golpearon al audaz “primo”.

Al ver al hombre golpeado por la muchedumbre, la mujer se adelantó y confesó que en realidad era su antiguo amante, a quien su familia no aprobaba. En cambio, se había casado con Tappo, a pesar de sus protestas, y los dos no tuvieron más remedio que continuar su romance en secreto.

Tal confesión normalmente tendría trágicas consecuencias en muchas partes de la India rural, donde el adulterio se considera un pecado mortal, pero después de escuchar la explicación de su nueva esposa, Basudep Tappo propuso una solución pacífica y poco convencional: sugirió que la mujer se casara también con su amante.

Luego, el hombre se puso en contacto con la familia de su esposa (su hermano y su hermana, ya que sus padres habían fallecido) para contarles sobre el plan, y lograr que estuvieran de acuerdo. Una vez que se resolvió, organizaron una segunda boda tradicional, entre la esposa y su amante, que también recibió la bendición de la comunidad.

“Las vidas de tres personas habrían sido destruidas si no hubiera hecho esto. Esta fue la única solución. Ahora todos podemos ser felices “, dijo Tappo.

La madre de Basudep, Sanibari Tappo, elogió su sabiduría, afirmando que había tomado la mejor decisión, dadas las circunstancias.

“Nuestras vidas se habrían vuelto más complicadas si no se hubiera alcanzado esta solución”, dijo la mujer. “Nunca olvidaremos su contribución”.

“Cuando nos enteramos de la decisión de Basudep, sentimos que era lo más apropiado para hacer en una situación así. Así que todo el pueblo se presentó para apoyar el segundo matrimonio de su esposa “, dijo Gajendra Bagh, el jefe de la aldea de Pamara.

Así que ahora los tres están casados, ​​y todos viven felices y contentos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *