De manera épica mujer celebra su divorcio y revoluciona las redes

Nancy Jones estuvo casada con su ahora ex esposo por 25 años, y debido a diversos problemas que surgieron durante su matrimonio, decidió que lo mejor sería que separaran sus caminos.

“Fue una relación torbellina”, dijo Nancy a Daily Mail.

Así que decidió poner manos a la obra para comenzar con el proceso de divorcio. Sin embargo, este duró más de lo que imaginó, ya que estuvieron 4 años inmersos en el proceso de separación y fue una situación muy frustrante para ella.

Pero finalmente llegó el día en que oficialmente se ha convertido en una mujer divorciada y organizó una gran fiesta para celebrarlo.

EL VESTIDO DE LA PRINCESA DIANA

Su vestido estaba inspirado en el que Diana de Gales llevó en su boda, así que ella lo atesoraba cuidadosamente.

“Siempre quise un vestido de princesa grande, al igual que la princesa Diana”, explicó al medio antes mencionado.

El vestido fue diseñado por David y Elizabeth Emanuel, y Nancy tuvo que acudir a 20 tiendas antes de encontrar el vestido de seda perfecto para su propia boda.

En el mostrador de venta de una tienda de novias local, costaba solo $107 dólares, alrededor de 2,015 pesos mexicanos.

El vestido tenía grandes mangas abullonadas y una larga cola al igual que el vestido de novia de la princesa Diana.

“Cuando se casó la princesa en 1981, falté a la escuela solo para ver el gran día, y desde entonces, mi sueño era tener una boda como la suya”, confesó Nancy.

LA SINGULAR MANERA DE DESHACERSE DEL PASADO: GLOBOS LLENOS DE PINTURA

A pesar de que su vestido era un artículo que apreciaba profundamente, Nancy decidió deshacerse de él de una manera muy particular.

Una vez que culminó el proceso de divorcio, pensó que la mejor manera de olvidase de todo aquello que le recordara a su pasado, era hacer algo con respecto a su vestido.

Así que ella y sus amigas invitadas llenaron de pintura un gran número de globos los cuales lanzaron de manera desenfrenada al vestido que portó el día de su boda.

Nancy dijo que era una ‘sensación increíble’ ver salpicaduras de pintura en todo el vestido que compró para su boda en 1992.

“Qué mejor manera de hacerlo. Fue la sensación más increíble, tirar los globos en el vestido y verlos salpicar por todas partes. Fue hermoso”, dijo.

Ella y sus amigas agregaron drama al momento musicalizándolo:

“Incluso tocamos la canción de Disney que caminé por el pasillo, solo para hacerlo sentir más catártico”.

SU NUEVA VIDA

Nancy ahora ha aceptado y abrazado su nueva vida y aseguró que es el momento perfecto para renovarse y sonreírle a todo lo bueno que la vida la ha brindado y está por brindarle.

“Una de mis amigas usará mi vestido para un evento de caridad, lo que también le da pie a un nuevo comienzo”, dijo.

Cuando su divorcio finalmente se aprobó en diciembre del año pasado, Nancy decidió que tenía que hacer algo para darle el cierre.

“Me di cuenta de que nunca iba a obtener esto de mi ex, así que necesitaba hacer algo por mí misma. Había escuchado sobre las fiestas de divorcio y sentí que ese era el tipo de cosas que tenía que hacer, así que decidí destrozar mi vestido, arrojarle pintura y realmente marcar el final de mi matrimonio y mi tiempo como esposa. Me siento renovada y más feliz que nunca”, finalizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *