La modelo brasileña Nara Almeida falleció a sus 24 años luego de luchar contra un raro cáncer

El pasado 21 de mayo en horas de la madrugada la joven modelo e influencer de las redes sociales, Nara Almeida, se despidió del mundo luego de haber pasado por una larga lucha contra el cáncer.

Nara falleció a sus 24 años de edad y con su lucha dejó una conmovedora historia de superación, coraje y fuerza para todas aquellas personas que la acompañaron en su trayectoria.

La modelo nació en la ciudad João Lisboa, una localidad perteneciente al estado Maranhão en Brasil. Desde muy pequeña ha demostrado rasgos de mujer luchadora. Nara fue criada por sus abuelos y desde muy temprano se volvió una mujer independiente.

Realmente Nara se independizó muy joven, a sus 16 años ya vivía sola. Desde el año 2017, la modelo brasilera comenzó a vivir con su novio, Pedro Rocha, en la ciudad de São Paulo. Emprendió como modelo e influencer por las redes sociales y ya para el año 2015 contaba con una tienda virtual de personalización de ropa. Fue así como cada día la modelo ganó seguidores.

A mediados del año 2017, A Nara le diagnosticaron un raro cáncer en el estómago y desde entonces comenzó una intensa lucha contra la enfermedad.

Tras esta noticia, la modelo se reencontró con su madre, Eva María, que vivía en Roraima y dejó su profesión de peluquera y a toda la familia, para estar al lado de su hija en São Paulo durante todo el tratamiento.

Nara Almeida conmovió al país entero, además de a innumerables famosos. luego de haber compartido muchos momentos de su batalla por las redes sociales: así ganó apoyo de amigos y celebridades. Su cuenta oficial de Instagram alcanzó los 3,7 millones de seguidores.

Adriane Galisteu y Tatá Werneck fueron algunos de los artistas que mantenían contacto frecuente con la influencer. Incluso, el futbolista brasileño Alexandre Pato, se conmovió tanto con el diagnóstico de la modelo que la ayudó a costear el tratamiento de inmunoglogulina, con un monto que superó las decenas de miles de reales.

Desafortunadamente, la enfermedad se agravó y se diseminó por el cuerpo hasta afectar otros órganos importantes y la modelo no resistió. Su último post en las redes sociales fue el día 4 de mayo, con un conmovedor mensaje: «Que ningún miedo sea mayor que mi fe en la vida y en Dios».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *