La historia detrás de la espectacular imagen tomada por el fotógrafo peruano Jarque Krebs y premiada en Londres

“La belleza está en todas partes”.

El fotógrafo peruano Pedro Jarque Krebs capta sus espectaculares imágenes de animales en todo tipo de sitios, desde reservas naturales a lugares remotos, santuarios y zoológicos.

El arte y la mirada de Jarque logran fotos intensas, en las que los animales “parecen posar” según el jurado de uno de sus premios.

¿Cómo logra el fotógrafo crear imágenes que deslumbran comunicando al mismo tiempo un mensaje tan directo y tan potente?

La foto de flamencos que vemos arriba ganó el primer premio en el concurso internacional Bird Photographer of the Year o Fotos de Aves del Año, que acaba de ser concedido en Londres.

¿Dónde tomaste la foto?

Los flamencos están en una reserva que se puede visitar en el centro de Madrid, donde está el zoológico. En la reserva los flamencos están en semilibertad, van y vienen.

En una de las excursiones fotográficas que suelo hacer a estos lugares me encontré con este grupo de flamencos que estaban peleándose por algún motivo, forman grupos de dos o tres y se enfrentan con otro grupo de flamencos haciendo un espectáculo con sus alas, sus plumas se erizan completamente. Es bellísimo verlos y además hacen un gran ruido.

Entonces en medio de esa batalla de flamencos me puse a fotografiarlos y pude obtener esta foto. Yo estaba a escasos cinco o seis metros de distancia. Fue una experiencia muy intensa.

¿La imagen fue parte de una secuencia?

Efectivamente cuando trabajas en fotografía de acción tienes que disparar ráfagas porque hay mucho movimiento. Entonces la cámara va captando secuencias de 10 fotos o más en el transcurso de pocos segundos y después esas fotografías las analizas tranquilamente en tu casa porque no sabes realmente que es lo que ha captado la cámara en medio de tanto movimiento.

Puedes incluso ver en mi página web que tengo otras fotos de flamencos tomadas el mismo día. Hay una que ganó el concurso de Sony hace un par de años donde están estos mismos flamencos pero justo antes de que se empiecen a pelear.

Pocos segundos después empezaron a pelearse y ahí es donde se hizo toda esta dinámica de formas, de curvas y de colores.

¿Qué tiene esta imagen en tu opinión que la hizo ganadora?

El dinamismo, todo ese movimiento que se transmite de la batalla. Las plumas están totalmente erizadas, los cuellos están enredados, se ve toda la cinética de la imagen.

¿Y la composición?

Si ves la secuencia de fotos del pleito hay otras que también son muy expresivas, pero en ésta había una especie de equilibrio entre el lado derecho y el lado izquierdo de los flamencos que se estaban peleando.

Es lo que hace que la imagen tenga ese aspecto agradable al mirarla.

¿Cómo lograste ese fondo negro?

Yo hago fotografía creativa, no es una fotografía documental. Siempre he querido trabajar con animales en estudio, pero la mayoría de las veces no se puede meter un elefante o a una jirafa en un estudio.

Luego en postproducción oscurezco el fondo para aislar al animal del contexto que es lo que a mí me interesa, que no haya distracciones para lograr un contacto más directo, incluso más íntimo entre el espectador y el animal.

¿Hay una misión detrás de tus fotos?

Para mí es importante que la fotografía participe en crear una conciencia colectiva sobre el riesgo y la amenaza que existe hoy en día sobre los animales no humanos. Me gusta llamarlos “animales no humanos” porque nosotros también formamos parte del reino animal.

Nuestra expansión ha sido tan brutal que ha mellado y prácticamente destruido el hábitat de millones de especies.

¿Estudiaste fotografía en la Sorbona en París?

No, en la Sorbona me gradué en filosofía de las ciencias. En fotografía soy totalmente autodidacta, me dediqué desde el principio por mi cuenta, aprendí solo desde muy joven y después seguí auto enseñándome.

¿Cómo aprendiste solo en una época en que no había YouTube?

Había que practicar, disparar y disparar, revelar y revelar e ir mejorando por ensayo y error. Y por supuesto mirar muchos libros, en esa época no había internet, tenías que ir a ver libros de fotografía a las bibliotecas y librerías y ver a los grandes maestros para poder inspirarte y aprender cómo realizar las composiciones.

Volviendo a tu foto ganadora, a muchos les sorprenderá que no fuera tomada en un lugar remoto sino en el zoológico de una ciudad…

Yo hago fotografía de animales en cualquier contexto, en estado salvaje o en cautiverio. Visito reservas naturales, zoológicos, santuarios donde rescatan animales maltratados o en vías de extinción.

La belleza está en todas partes. Uno no necesita irse al Serengeti en África para ver a los animales más bellos. Los tenemos muy cerca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *