Cosas que sucedieron en el mundo gracias a las palabras: “¿Te atreverías a…?

Las personas con pasiones alocadas discutían en un pasado lejano y continúan pactando alocados tratos ahora. ¿Comerse una medusa viva por una apuesta? ¿Ponerse implantes mamarios o salir a correr desnudo porque te retaron a hacerlo? ¡Eso no es para los débiles! Pero también hay quienes han creado apuestas un poco más importantes, y, en algunas ocasiones, verdaderamente históricas.

Queremos compartir contigo 6 apuestas realmente interesantes e inhabituales. Algunas de ellos cambiaron la vida no solo de los debatientes, sino también de muchas otras personas. Y al final del artículo te espera un verdadero reto del futuro.

1. Ganar millones de dólares por una película con la que no tienes ninguna relación

George Lucas creó los escenarios de “Star Wars” prácticamente sobre la marcha y no estaba completamente seguro de que la película le gustara a los espectadores. Sin embargo, él acudió al set de filmación de la cinta “Encuentros cercanos del tercer tipo” y les contó sobre sus temores al productor de dicha obra, Steven Spielberg.

Lucas y Spielberg decidieron hacer una apuesta. Si “Star Wars” se volvía más exitosa que “Encuentros”, entonces el 2,5 por ciento de todos los honorarios los recibiría Spielberg. Pero si en la taquilla ganaba la otra, entonces ese dinero lo recibiría Lucas.

Al final, “Encuentros cercanos del tercer tipo” obtuvo ganancias por 337 millones de USD, y “Star Wars”, 65 veces más que eso. Steven Spielberg sigue recibiendo su porcentaje en la actualidad.

2. Escribir una obra que pasara a la historia

Si crees en estas historias, aquí tienes otro ejemplo. Una vez en un bar, Ernest Hemingway se encontró con un hombre al que le gustaba apostar, el cual le ofreció darle 10 USD si podía escribir una obra con tan solo 6 palabras. Hemingway tomó una servilleta y anotó: “For sale: baby shoes, never worn”. (“Vendo zapatos de bebé, sin usar”).

Y hasta la fecha, muchos imitadores escriben sus penetrantes historias utilizando solamente seis palabras.

3. Ganar un automóvil gracias a Neil Armstrong

Cuando Neil Armstrong dio sus primeros pasos en la Luna, el más emocionado de todos fue un británico llamado David. En 1960, 9 años antes del aterrizaje del primer hombre en nuestro satélite, este sujeto apostó en un local 10 libras a que, en los siguientes 10 años, el hombre llegaría a la Luna. La apuesta era 1:1000.

¡Diez libras era una cantidad aceptable para los estándares, pero David quería arriesgarse y ganó! Entonces, el habitual empleado londinense de repente se hizo rico, aunque la felicidad por su suerte no duró mucho tiempo. Con el dinero que había ganado ompró un auto deportivo, pero después de un año tuvo un accidente y murió debido a las lesiones.

4. Filmar la película más corta en la historia del cine

Ahí tenía escrito: “Una chica ve la televisión. Transmiten el lanzamiento de un cohete espacial. El locutor vocaliza la cuenta regresiva: 10… 9… 8… 7… 6… 5… 4… en su rostro, un mar de emociones y preocupaciones. En los últimos segundos, ella toma el teléfono y marca un número. Al ver la pantalla con el lanzamiento del cohete, dice: “Regresa. Él se fue”.

La película fue filmada y causó una gran impresión en los espectadores.

5. Construir la batería más grande del mundo en 100 días

La batería gigante apareció en Australia como resultado de una apuesta de Elon Musk con el gobierno del país. Este artefacto es capaz de proporcionar alimentación eléctrica ininterrumpida a más de 30 mil casas.

Musk prometió que terminaría la construcción de dicho objeto en 100 días, y si no lo conseguía, sería gratuita. En riesgo estaban 390 millones de USD. Musk cumplió con el plazo y creó la batería más grande en el mundo en tan solo 63 días.

El gobierno de Australia desea que las baterías de este tipo puedan ayudar al país a salir de su crisis energética.

6. Escribir una obra exitosa y dar a luz a una hija

La actriz Keira Knightley pudo no haber nacido si sus padres no hubieran apostado. Su mamá, la actriz de teatro Sharman Macdonald, decidió poner un punto a su carrera de actuación y dar a luz a su segundo hijo. Pero su esposo, Will Knightley, consideraba que su posición financiera no les permitiría tener otro niño, y estuvo de acuerdo con esto solo bajo ciertas condiciones, como que Sharman escribiera una obra que tuviera mucho éxito.

El debut de la futura madre de Keira fue exitoso. La obra “When I Was a Girl, I Used to Scream and Shout” fue comprada por un teatro londinense. Y después de un tiempo, nació Keira.

Bono: apostar dinero en un futuro lejano

Los científicos Steven Austad y Jay Olshansky realizaron una apuesta de 500 millones de USD. Pero solo se puede ganar ese dinero hasta después de 132 años.

Steven Austad está seguro de que, gracias al progreso científico, la esperanza de vida de las personas será, en promedio, de 150 años. Jay Olshansky no cree en tal posibilidad. Entonces, el primero de ellos dijo que alguna de las personas nacidas en el año 2000, año en el que fue realizada la apuesta, en el 2150 celebraría su aniversario.

Cada uno de los científicos deposita anualmente en una cuenta bancaria ciento cincuenta dólares. Los contendientes entienden que es poco probable que lleguen hasta la fecha pactada, pero confían en la honestidad de sus descendientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *