Convirtió estiércol de vaca en una reconocida y famosa linea de moda en París

Con la cría de ganado en su punto más alto, el estiércol se ha convertido en uno de los mayores problemas ambientales del mundo, pero una artista holandesa está usando la química para convertirlo en algo a la vez ecológico y valioso. Su técnica innovadora convierte el estiércol en una variedad de materiales útiles como tela, plástico bio-degradable y papel.

En los últimos años, los científicos de todo el mundo han hecho grandes progresos en sus intentos para reciclar el estiércol de ganado, incluyendo convertirlo en abono natural y biogás, pero la diseñadora Jalila Essaïdi pensaba que no eran lo suficientemente eficaces para resolver el problema mundial de los excedentes de estiércol. Así que ideó su propia solución, una que convirtiera los residuos animales en un material valioso, que podría procesarse como productos útiles. Los resultados de su trabajo demuestran que el estiércol realmente vale su peso en oro.

Trabajando en su laboratorio, Jalila Essaïdi descubrió que el estiércol de vaca proporcionaba tanto la base para un nuevo material bio-degradable, y los químicos necesarios para producirlo. Empezó por la separación de los residuos, con el estiércol seco utilizado para extraer la celulosa pura de la hierba que comen las vacas. Del estiércol húmedo se extrajeron ácidos utilizados para crear acetato de celulosa, un plástico líquido natural. Esto se utilizó para hacer fibras, que más tarde se convirtieron en telas o bio-plásticos, pero que también pueden ser liofilizados para crear un aerogel.

El nuevo material fue nombrado Mestic, por mest, la palabra holandesa para el estiércol. Essaïdi alega que tiene las mismas propiedades que el plástico derivado de combustibles fósiles, pero es bio-degradable. Mejor aún, la degradabilidad puede ser ajustada en el laboratorio, por lo que es posible la creación de materiales que duran diferentes períodos de tiempo, dependiendo de su propósito.

“Esta no es la primera vez que los científicos buscan maneras de resolver el problema del estiércol, pero es la primera vez que el estiércol está siendo considerado como un recurso valioso,” dijo la diseñadora holandesa.

El año pasado, Jalila Essaïdi se asoció con el municipio de Eindhoven para producir un desfile de moda con telas basadas en Mestic. Su colección Mestic de alta costura fue tan impresionante que el gigante de la ropa H&M le otorgó el Premio al Cambio Global, y un premio de 1 millón de dólares. Y en caso de que se lo estén preguntando, no, la ropa derivada de estiércol no huele mal.

Essaïdi ahora planea aumentar la producción de Mestic y trabajar en hacerla utilizable para la impresión 3D, lo que requiere un poco más de investigación para ajustar su temperatura de fusión. También tiene la intención de utilizar el material para construir un puente en su ciudad natal de Eindhoven, para mostrar aún más la versatilidad de este invento innovador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *