Así solucionó este hombre el bote de agua en la canilla

En busca de aplacar su deseo insaciable de cerveza, un ruso instaló una tubería personal, que va desde una tienda de cerveza al grifo de su cocina, ¡dándole acceso ilimitado a la espumosa bebida!

Andrey Eremeev, un mecánico de Cheliábinsk, siempre había soñado con tener instalada en su casa una canilla de cerveza. La idea comenzó como una broma, pero cuando una cervecería abrió en la planta baja de su edificio, comenzó a pensarlo más seriamente y a trabajar en las ideas para hacerlo realidad. Cuando por fin juntó el valor necesario para contarles su (aparentemente) absurda idea a los propietarios de la tienda, y convencerlos de que le proporcionaran su propia tubería personal de cerveza, al principio se rieron, pero después aceptaron su propuesta.

personal-beer-pipeline-600x462

Andrey tuvo que conseguir aprobación oficial, pero en general, las cosas fueron mucho más sencillas de lo que había anticipado. Descubrió que al ser la única persona en el país en solicitar una tubería personal de cerveza, no existían normas legales vigentes. Por lo que el comité de vivienda tuvo que formular un nuevo plan para él. Tomó un tiempo, pero una vez que se completó el papeleo, al fin pudo empezar a trabajar en la cañería que ahora se extiende desde la cervecería, al fregadero de su cocina.

personal-beer-pipeline2

Eremeev ahora tiene dos canillas en su cocina, una vierte agua fría y caliente, y la otra un suministro constante de cerveza helada. El grifo de cerveza está conectado a una serie de tubos conectados a un gran barril ubicado en el refrigerador de la tienda, que sólo utiliza Andrey.

Aunque Eremeev se ha negado a revelar el costo de la tubería de cerveza, insiste en que valió la pena cada centavo. ¡Y sus amigos están completamente de acuerdo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *