7 signos y síntomas de la LEUCEMIA que toda mujer necesita saber

La leucemia es uno de los peores cánceres que existen, y como tal, nunca es algo agradable de tratar. Sin embargo, hacer la vista gorda ante sus posibles síntomas o esperar a que sean causados por otra cosa distinta es un error terriblemente grave. Desafortunadamente, muchas mujeres tienden a ignorar las señales de advertencia tempranas y simplemente siguen con su vida cotidiana, lo que puede ser mortal. Al igual que ocurre con cualquier tipo de cáncer, la detección temprana y su tratamiento desempeñan un papel fundamental en la determinación de la capacidad de tu cuerpo para combatir la leucemia y tus posibilidades de vivir.

  1. Fiebre

De acuerdo a la Asociación Americana del Cáncer, la fiebre es enumerada como uno de los principales síntomas que no deben ser ignorados bajo ningún concepto. Debido a que esta horrible enfermedad afecta el sistema inmune de tu cuerpo, podría debilitarlo contra todas las posibles infecciones. A medida que tu organismo trata de luchar para combatirlas, el resultado puede ser la fiebre. De hecho, es una de las primeras señales en casos en de leucemia, por lo tanto, no lo pases por alto, especialmente si estás en riesgo de contraer la enfermedad o has vistos otros signos que podrían considerarse de alerta.

  1. Cansancio, debilidad o falta de aliento

Esto es algo que todas las personas podemos experimentar, sobre todo después de haber tenido un día duro de trabajo. Desafortunadamente, a menudo, la fatiga puede señalar la presencia de un cáncer como la leucemia, el cual también podría venir acompañado por alguno o todos estos síntomas: una debilidad general o cansancio que no desaparece incluso después de haber dormido; severos desvanecimientos o mareos, así como una pequeña pérdida de consciencia; falta de aliento o dificultad para subir tramos pequeños de escaleras; o palpitaciones.

  1. Palidez y anemia

La anemia por deficiencia de hierro tiende a afectar a más mujeres que hombres. Éstas suelen asumir que la anemia que están experimentando se debe a una deficiencia de hierro, pero lo que no saben es que también puede ser un síntoma de la leucemia. Como ya sabrás, esta enfermedad causa el desplazamiento de las células normales productoras de sangre en la médula ósea; con un recuento de glóbulos rojos más bajo de lo normal, comenzarás a apreciar signos de anemia debido a un suministro de oxígeno inadecuado. Esto incluye fatiga, dolores de cabeza, escalofríos y dificultad para respirar.

  1. Sudores nocturnos

La sudoración excesiva, especialmente por la noche, es algo que tiene docenas de posibles causas, desde una enfermedad por reflujo gastroesofágico, la apnea obstructiva del sueño, la menopausia e incluso un nivel bajo de azúcar en sangre. No obstante, también supone un signo temprano de la leucemia. Sin embargo, como señala el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, es probable que tengas otros síntomas que acompañen a los sudores nocturnos. Por lo tanto, ten cuidado con aquellas dolencias relacionadas con la leucemia y no dudes en someterte a diversas pruebas para descartar el problema.

  1. Flujo menstrual abundante

También podrías notar un sangrado que es algo inusual o poco característico a mitad del ciclo menstrual. En estos casos, suele mostrarse como algo más que una simple detección rutinaria que podrías haber experimentado en otras ocasiones, por lo que deberías prestarle una gran atención. Algunas mujeres que padecen leucemia también presencian un flujo menstrual abundante durante su período como un síntoma de su condición.

  1. Infecciones frecuentes

Tu sangre es esencial para la función inmune de tu cuerpo. La leucemia, lamentablemente, causa estragos en este equilibrio, con células cancerosas que desplazan a los glóbulos blancos sanos normales que combaten las infecciones. Sin un sistema de defensa adecuado, tu cuerpo puede ser susceptible a las infecciones. Y es por eso que las personas con leucemia también pueden notar que enferman con mucha más frecuencia, y más fácilmente. Las infecciones, cuando tienen lugar, también tienden a ser más graves y dura mucho más de lo normal.

  1. Pérdida de peso repentina

Perder peso es algo a lo que la mayoría de las mujeres tienden a darle la bienvenida. Sin embargo, hacerlo de una manera inexplicable, no es una gran señal, pudiendo ser el resultado de un problema subyacente, incluyendo la leucemia u otros cánceres. La pérdida de peso ocurre porque el cuerpo consume una gran cantidad de energía para lidiar con la presión adicional de la leucemia. Incluso llevando la misma dieta y los niveles de actividad que siempre mantuviste, es posible que veas que el peso se te escapa de las manos. Además, si tienes el bazo más grande de lo normal, el efecto se amplifica. Es posible que termines comiendo menos debido a una falsa sensación de saciedad, porque un bazo inflamado podría estar aplastando tu estómago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *