7 increíbles de obras de arte en medio de la ciudad que nos hacen más felices

Los diseñadores modernos saben cómo convertir un entorno aburrido de una ciudad en un lugar alegre y cómodo para vivir. Algunos proyectos requieren de serios presupuestos y estos acaban siendo financiados por grandes compañías, mientras que otros están hechos de materiales improvisados ​​y valen apenas unos centavos. Pero en ambos casos, el efecto es espectacular.

Compartimos contigo los proyectos más vivos que cambian día a día el aspecto de las ciudades modernas, así como dan la sensación de estar envueltos en una ola de felicidad.

La compañía alemana Green City Solutions diseñó el primer filtro “inteligente” del mundo, mejorando la calidad del aire de las grandes ciudades. Esta estructura se compone de un banco normal y corriente al aire libre, así como de un panel vertical que tiene plantados diferentes especies de musgos que son hermosos purificadores naturales. Uno de esos bancos limpia el aire como si lo hiciesen alrededor de 275 árboles.

2. Edificio con balcones en forma de tazas de té, Tokio

Probably the cutest balconies ever. Via @presentandcorrect in Japan ☕️

A post shared by Grace Bonney (@designsponge) on

Un fabricante de té en Japón utilizó un divertido truco de marketing. Construyó los balcones de su edificio en una calle comercial con la forma de tazas de té junto a sus platos.

Los arquitectos Jin Choi y Thomas Shain (Choi + Shine) crearon estructuras inusuales en forma de erizos de mar hechos de una estructura de metal y encajes, tejidos a mano por 60 tejedores. Los transeúntes pueden entrar y disfrutar de su increíble efecto visual.

4. Tobogán en una estación de tren, Utrecht

La empresa de los Países Bajos, HIK Ontwerpers, instaló un tobogán para descender cerca de la escalera de la estación de ferrocarril para aquellos que van con retraso o simplemente no están de buen humor para bajar la pila larga de escalones.

La artista japonesa Yayoi Kusama es conocida por el hecho de que todas sus obras cuentan con un patrón con lunares. De esta manera, ella hace frente a las alucinaciones e imágenes obsesivas que la han perseguido desde su infancia. Para atraer la atención hacia su exposición en la Galería Hayward de Londres, en 2009, la artista envolvió los troncos de los árboles con tela con sus característicos lunares blancos sobre fondo rojo.

En la ciudad alemana de Friburgo, en uno de los pequeños arroyos, alguien olvidó sus botas. Este conmovedor gesto se lleva a cabo por la creencia local de que un hombre que ha entrado en este paso de agua, seguramente se casará con una joven de esta localidad.

Cuando Lisa Simpson se siente triste, ella toca el saxofón. Este graffiti con un canalón, está realizado sobre la pared de un edificio ubicado en una calle de Sídney (Australia).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *