5 típicos errores que te envejecen rápido

Uno de los miedos más comunes de toda persona es el de envejecer. El paso de los años deja huella tanto en nuestro cuerpo como en nuestro rostro. Por suerte, eso es algo que podemos disimular con el maquillaje. No obstante, la mayoría de personas comete ciertos errores de belleza que hacen que la piel se vea mucho más envejecida.

1- No ponerte protector solar en invierno

La luz solar es uno de los factores que más afecta a la piel. Es muy importante protegerse de los rayos UV para prevenir el envejecimiento, incluso en invierno. Aunque no haga calor, el sol sigue acelerando el fotoenvejecimiento, la aparición de arrugas y manchas y la pérdida de elasticidad de la piel.

2- No invertir en gafas de sol

Los ojos son de los órganos más sensibles que hay en nuestro cuerpo. De hecho, incluso la piel de alrededor de los ojos es más sensible. Por ello es importante utilizar gafas de sol de calidad. No solo para proteger la vista sino también para proteger la piel.

3- Frotarte los ojos cuando estás cansado

Cuando estamos cansados, tenemos la costumbre de frotarnos los ojos para espabilarnos un poco. Sin embargo, esta manía favorece la aparición de las conocidas patas de gallo, que son las arrugas que se forman en la piel de alrededor de los ojos.

4- Descuidar el cuello, el pecho y las manos

El envejecimiento de la piel no se hace evidente únicamente en el rostro, sino que también se aprecia en el cuello, el pecho y las manos. La piel de estas zonas carece de glándulas sebáceas, lo que produce sequedad y acelera el envejecimiento. Por ello es importante que hidrates estas partes del cuerpo y las protejas de los rayos solares.

5- No dormir lo suficiente

Todos sabemos que dormir lo suficiente es esencial para vernos bien al día siguiente. Además del hecho de que nos salgan ojeras por no haber descansado bien, si no dormimos al menos 7 horas cada día, aceleraremos el proceso de envejecimiento de nuestra piel, ya que es durante esas horas cuando las células de nuestro cuerpo se regeneran.

¿Tú también cometes estos errores? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *