5 diferencias entre amar y depender

Amor versus Dependencia. Sin duda alguna, estos dos conceptos son muy distintos y no son una buena combinación en una relación sentimental. La autonomía es uno de los factores más importantes cuando se quiere llevar una vida sana en pareja y en general.

Es por eso que hoy conocerás algunas de las diferencias que existen entre Amar y Depender, para que no te confundas, para que no te equivoques.

  1. AMAR ES TRANQUILIDAD, DEPENDER ES CAÓTICO

Para el psicólogo Santiago Bonomi existe una gran diferencia entre el sentimiento de amor y la dependencia, por lo que señala vehemente que las parejas aprendan reconocer qué es lo que conlleva cada uno de estos conceptos.

“Amar y ser amado es el sentimiento más profundo y gratificante del ser humano, nos brinda felicidad, nos potencia como personas y amplía nuestros horizontes. Por el contrario, la Dependencia conduce al sufrimiento y a conductas patológicas de sumisión que tienen por objetivo evitar a toda costa la soledad y el abandono”.

  1. AMAR ES ELEGIR, DEPENDER ES NECESITAR

Una persona que ama de verdad, no adjudica su felicidad mientras está con el otro, sino que crea una comunión con la cual no se lleguen a necesitar; ningún ser es indispensable para otro. La búsqueda del equilibrio y autonomía es el factor principal para una relación exitosa.

El especialista psiquiatra y psicoterepeuta Walter Ghedin, dijo lo siguiente al respecto:

“Las consecuencias de la dependencia amorosa, comporta la presencia de celos, violencia psicológica y física, angustia, depresión, deterioro de las funciones parentales, hijos rehenes de los conflictos entre los padres, aislamiento social, postergación de los proyectos personales. La relación se estanca en un comportamiento dañino y reiterativo”.

  1. AMAR ES CONFIAR, DEPENDER ES ANGUSTIAR

Una persona dependiente es aquella que no se siente cómoda cuando no está junto a su pareja, que, ante cualquier decisión de la vida, es necesario que la otra persona opine al respecto e incluso, que actúe por ella. El especialista Bononi lo explica de la siguiente manera:

“El o la dependiente requiere de consejo permanente para tomar cualquier decisión de la vida cotidiana, necesita la aprobación urgente del otro porque carece de confianza en sí mismo y en sus propias capacidades. La ansiedad producto del temor a la separación los lleva a sostener relaciones desequilibradas y de mucho sufrimiento”.

  1. AMAR ES EQUILIBRAR, DEPENDER ES AISLAR

Las personas codependientes siempre están en la búsqueda de mantenerse junto a la otra persona sin importar el momento y el lugar. Existe una especie de “enganche” que puede llegar a superar la lógica, pues se sienten abrumadas, solas, desprotegidas, inútiles, sin la presencia del otro.

  1. AMAR ES LIBERAR, DEPENDER ES APRESAR

La presencia de la otra persona es tan indispensable para los que dependen en vez de amar, que si su pareja se ausenta por algunos momentos, no tardará en tratar de comunicarse de una u otra manera: mensajes, llamadas. Si la persona no responde por algún motivo, los reclamos no se dejarán esperar.

Todo vínculo amoroso exige mucha madurez mental por parte de cada uno de los involucrados. El apego excesivo, solo los llevará al estancamiento y, por consiguiente, al fracaso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *