Por 5 años intentaron tener hijos sin éxito y se hicieron un tratamiento que les sacó lágrimas

La probabilidad es una en 55 millones.

Skyler y Jamie Scott  salieron premiados en una de las loterías más improbables. Tras 5 años sin éxito buscando un hermano o hermana para sus dos hijos mayores, de 12 y 7 años, decidieron someterse a un tratamiento de fertilidad.

Jamie, 33 años, comenzó a tomar fármacos de fertilidad. Después de un tiempo se hizo un examen de sangre y éste mostró que sus niveles de GCH, la hormona del embarazo, estaba muy alta. Muy felices, sospecharon que podrían tener mellizos. Pero más tarde un ultrasonido probaría que estaban equivocados. No eran dos bebés. Ni tres. ¡Eran 5!

“Durante el ultrasonido estábamos esperando ver uno o dos sacos pero aparecieron 4 en los primeros minutos. Después encontramos el quinto. Yo solamente lloré. Estaba en deuda. Habíamos tratado por tanto tiempo y ya era maravilloso el sólo hecho de haber quedado embarazada”, dijo Jamie al medio Mirror Uk.

Jamie estaba muy preocupada que todos estuviesen vivos y cuando escuchó los 5 latidos de corazón pudo respirar.

La probabilidad de fecundar quintillizos es tan tan baja como una en 55 millones. Su embarazo ya ha avanzado 19 semanas, pero luce como si estuviese de término. Le quedan todavía 3 meses, apenas puede caminar y menos dormir. Tiene programada una cesárea para abril.

Cuando les contaron la noticia a sus hijos Shayden y Landon, reaccionaron muy dichosos pero el mayor les dijo “buena suerte”, y vaya que la necesitarán. Además de muchísima paciencia y energías, tener quintillizos implica un gasto monetario muy elevado. Por eso, sus vecinos comenzaron una colecta de cosas para los bebés, como ropa e implementos básicos de recién nacido.

Los doctores le encomendaron una compleja tarea de alimentación. Debe comer 4 mil calorías diarias porque tiene subir ¡45 kilos! de peso para nutrir como corresponde a los 5 bebés que se están formando dentro de ella. Se está dando un festín en heladerías y tiendas de comida chatarra. Aunque suene divertido, para Jamie es difícil ganar tanto peso, considerando que ella toda su vida ha sido una mujer muy delgada. De hecho, todos sus antojos son de comida saludable.

La pareja en un comienzo quedó en shock, pero ahora están eufóricos por traerlos sanos y salvos a casa. “Le queremos mostrar a estos bebés lo lindo y entretenido que es el mundo”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *