Cuando dormir de más se convierte en “casi una tortura”: cómo es vivir con hipersomnia idiopática

“Creo que el periodo de tiempo más largo que he dormido ha sido desde un viernes en la tarde hasta un domingo en la tarde”, cuenta Lucy Taylor.

“Es que no había nadie en casa para despertarme”, añade.

“Terminé de trabajar el viernes, regresé a casa, me acosté y me desperté el domingo”.

Taylor tiene 42 años, vive en Reino Unido y sufre de una condición rara llamada hipersomnia idiopática.

Para ella, dormir es una pesadilla. Lejos de hacerla descansar y relajarse, le provoca un profundo cansancio.

Dos entre 100.000

“La hipersomnia es una condición que me hace dormir por periodos de tiempo muy largos. El término idiopático significa que se desconoce la causa”, explica Taylor.

“No estamos seguros de cuál es el origen”.

“En la mayoría de los casos, no tienen dificultad para conciliar el sueño; éste es continuo, pero no es reparador. Sin embargo, suelen tener problemas al levantarse y sentirse confusos e irritables“, aseguran fuentes de la Asociación Española de Narcolepsias e Hipersomnias Centrales (AEN).

Taylor necesita múltiples alarmas, medicamentos y, por supuesto, a sus familiares para despertarse.

De hecho, toma entre 12 y 15 pastillas cada día no sólo para poder despertarse, sino para mantenerse despierta.

De acuerdo con los expertos, esa condición afecta a 2 personas por cada 100.000.

“Dormir no tiene nada refrescante”

Según la Asociación Estadounidense del Sueño (ASA, por sus siglas en inglés), la hipersomnia puede ser ocasionada por otros trastornos del sueño y también por factores genéticos, además de por la ingesta de ciertos medicamentos y drogas.

También puede aparecer en personas que tienen fibromialgia o en quienes sufrieron daños cerebrales.

Cuando para la mayoría de las personas dormir es un proceso de recuperación, para Taylor “dormir no tiene nada refrescante”.

“Es como si estuviera debajo del agua e intentara salir a la superficie. Es casi como una tortura”.

Sólo quiero que me dejen sola, quiero dormir”, dice.

“Es muy difícil luchar contra la necesidad de dormir lo suficiente para levantarte y ser capaz de funcionar”.

Tipos de hipersomnia

  • Hipersomnia recurrente: poco frecuente. Se da entre 1 y 10 veces al año.
  • Hipersomnia idiopática (o primaria) con sueño prolongado: somnolencia excesiva, constante y diaria durante al menos tres meses. El sueño nocturno se prolonga durante unas 12-14 horas. Gran dificultad para despertarse.
  • Hipersomnia idiopática (o primaria) con sueño reducido: el sueño dura entre 6 y 10 horas. Los pacientes pueden tener dificultad para despertarse del sueño nocturno y también de las siestas.
  • Sueño insuficiente inducido por el comportamiento: voluntario, pero no buscado directamente, derivada de comportamientos que impiden alcanzar la cantidad de sueño necesario para mantener un adecuado nivel de vigilia y alerta.
  • Otros tipos de hipersomnia: debida a una enfermedad médica (enfermedades neurológicas o trastornos metabólicos, entre otros), hipersomnia secundaria al consumo de fármacos o drogas, e hipersomnia no debida a trastorno mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *