3 sorprendentes causas del dolor de cabeza (y puedes no saber que te lo están provocando)

Para algunos, llegar al clímax en un encuentro sexual no siempre es sinónimo de placer.

Para otros, comerse un «inofensivo» helado cuando el sol está calentando más que nunca también puede ser sinónimo de problemas.

Y es que ambas situaciones pueden provocar en algunas personas un intenso dolor de cabeza. Muchas, sin embargo, no se han dado cuenta de la relación que existe entre ambas.

En BBC Mundo te hablamos de seis factores que pueden estar rompiéndote la cabeza:

1. Las relaciones sexuales

«Los dolores de cabeza y la actividad sexual son con frecuencia tratados con humor como una forma típica en que las mujeres rechazan los avances masculinos. Sin embargo, los dolores de cabeza asociados con la actividad sexual pueden ser cualquier cosa menos una broma«.

Esas son palabras de Margaret J. Redelman, autora de «¿Y qué si el ‘dolor de cabeza sexual’ no es una broma?», publicado en la revista especializada British Journal of Medical Practicioners.

La Sociedad Internacional sobre el dolor de cabeza (IHS, por sus siglas en inglés:International Headache Society) es una organización británica sin fines de lucro que ofrece información para ayudar a personas afectadas por esa dolencia.

Según la Sociedad Internacional sobre el Dolor de Cabeza de Reino Unido, el dolor de cabeza producido por la actividad sexual ha recibido diferentes nombres en la literatura especializada:

  • Dolor de cabeza sexual benigno o dolor de cabeza sexual vascular benigno
  • Cefalea coital o dolor de cabeza coital
  • Cefalea orgásmica o dolor de cabeza orgásmico

La definición que presenta esa organización es la de «dolor de cabeza precipitado por la actividad sexual, que generalmente empieza como un dolor sordo bilateral a medida que la excitación aumenta y que, de repente, se intensifica en el orgasmo, en ausencia de cualquier desorden intracraneal».

La intensidad del dolor «abrupta y explosiva» puede ocurrir incluso poco antes de alcanzar el orgasmo.

Ese dolor de cabeza puede durar desde unos pocos minutos hasta 72 horas, con una intensidad media.

Según el Sistema Nacional de Salud de Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés), «los doctores creen que los dolores de cabeza sexuales se deben a una presión que se va acumulando en los músculos de la cabeza y el cuello» a medida que avanza el encuentro sexual.

Aunque el NHS reconoce que este tipo de dolor de cabeza es inconveniente, aclara que «generalmente son inofensivos y no significan que se deba evitar el sexo».

Tomar un analgésico unas pocas horas antes puede bloquear el inoportuno dolor. Sin embargo, pedir ayuda especializada siempre es el mejor paso a seguir.

2. Mientras duermes

Si eres de los que se despierten con un fuerte dolor de cabeza, puede ser que algo esté pasando en tus horas de sueño y lo estén desencadenando.

Muchas personas no saben que sufren de bruxismo nocturno, que es un hábito involuntario que hace que los pacientes aprieten la mandíbula fuertemente o hagan rechinar los dientes frotándolos o deslizándolos sin ningún objetivo funcional.

El bruxismo en sus formas más leves es más frecuente de lo que parece, y afecta tanto a niños como adultos. Según el cálculo de varios estudios científicos en 2013, la prevalencia de bruxismo nocturno entre la población adulta es de aproximadamente un 12%.

«Hacer rechinar los dientes es unas 40 veces más potente que masticar», le dijo a la BBC el doctor Nigel Carter, de la Fundación británica Salud Oral.

De acuerdo con el NHS, hacer que los músculos de la mandíbula se contraigancausa un dolor de cabeza que describe como «sordo».

La manera de solucionarlo es acudir al dentista para que nos coloque un protector bucal que protegerá nuestros dientes mientras dormimos.

3. Limpiando la casa

No tiene nada que ver con buscarle una excusa a la flojera: es un hecho que, para algunas personas, limpiar la casa se puede convertir en un dolor de cabeza.

«Productos de limpieza para el hogar, así como perfumes y ambientadores perfumados, contienen químicos que pueden provocar dolor de cabeza», señala el NHS.

«Si usted es susceptible (…) a ciertos olores, evite perfumes, jabones, champús y acondicionadores con olores fuertes».

«Si el perfume de un colega le está molestando, ponga un ventilador en su escritorio», añade.

El servicio de salud británico recomienda usar ambientadores y productos de limpieza del hogar que no contengan fragancias y que, a la hora de asear la vivienda, se abran todas las ventanas.

Los profesionales de la limpieza también deben tomar medidas especiales porque el dolor de cabeza puede ser solo un síntoma de algo más grave.

El pasado mes de febrero, un estudio del Departamento de Ciencia Clínica de la Universidad de Bergen, en Noruega, indicó que el uso regular de ciertos productos de limpieza puede tener efectos nocivos para los pulmones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *