La reina de belleza que murió protegiendo a su hija

Mónica Spear le devolvió la alegría al pueblo venezolano. Corría el 2005, el día martes 31 de mayo para ser exactos cuando la reina de belleza de tan solo 21 años de edad quedó entre las semifinalistas del certamen de Miss Universo; un año antes la representante de venezuela no había calificado a esta etapa del concurso.


Es bien conocido a nivel mundial la pasión que sienten los venezolanos por el referido concurso, donde presumen ser la segunda nación con más victorias en la historia de Miss Universo. Y aunque Mónica Spear no ganó, el hecho de haber subsanado lo ocurrido en el 2004 la llevó a ser reconocida y adorada por sus compatriotas mucho antes de que el resto del mundo la reconociera por sus trabajos como actriz.

Inconcebible era pensar que ocho años más tarde, ese mismo nombre que significó tanta alegría para un pueblo, Mónica Spear, encabezara titulares a nivel internacional destacándola como víctima de la impunidad rampante en Venezuela.
Según información de Univisión, desde el 2003, cuando el gobierno venezolano comandado en ese entonces por Hugo Rafael Chávez limitó el acceso a las estadísticas oficiales de los delitos en el país, organizaciones alertaban a nivel internacional que la violencia escalaba niveles insospechados. Tan impensables como lo que le ocurrió a Spear, su esposo Thomas H. Berry y su hija Maya, el Día de Reyes de 2014.

LA EMBOSCADA QUE LA LLEVÓ A LA MUERTE

Comunidad Warao en el Delta del Orinoco

Una publicación compartida de Monica Spear (@monicaspear) el

Gerardo José Contreras, alias ‘El Gato’, tenía 19 años cuando su destino se cruzó con los de Berry y Spear.

Con probada experiencia criminal, desde el internado judicial Rodeo 2 relató a los periodistas María Isoliett Iglesias y Deivis Ramírez Miranda, que el 6 de enero de 2014, sus amigos lo invitaron a ejecutar otro robo. Tenían el escenario perfecto, pues aunque a la oscura autopista de Puerto Cabello-Valencia ya se le conocía en el país como el pasillo de la muerte, la necesidad de los ciudadanos para trasladarse de un punto a otro, les garantizaba víctimas.

Aunque en un principio no le entusiasmó mucho, ‘El Gato’ selló el compromiso con otros cinco desalmados y más tarde se dispusieron a colocar trampas, con piedras que hicieran detenerse a los conductores en la autopista, a la altura del sector ‘El Cambur’.

Hacia esa ruta se aproximaban Mónica Spear, su hijita de cinco años, Maya, y el papá de la pequeña, Thomas Henry Berry. Habían pasado unos días descubriendo los encantos de la república en Apure y Mérida. Este tiempo, además, le había servido a Spear para reconectar con su esposo, de quien se había separado en el 2012.

De acuerdo con el periodista Ramírez, quien junto a Iglesias escribió el libro ‘Capítulo final’, durante esas vacaciones la tía Mary recibió un correo electrónico de su guapa sobrina en el cual le contaba que ella quería volver a intentar (ser feliz con su esposo), porque sabía que ese era el hombre de su vida.

A través de Instagram y Twitter, Mónica Spear también dejaba saber a sus fans que estaba disfrutando en familia de los paraísos de su tierra, donde prefirió radicarse a pesar de que desde el año 2000 sus padres se habían mudado a Estados Unidos, al igual que sus cuatro hermanos.

A su familia le constaba que su amor por su patria, pues aunque completó su bachillerato en drama en la Universidad Central de Florida y viajaba a trabajar en telenovelas a Estados Unidos y Colombia, al más mínimo rato libre, retornaba a Venezuela. Y aunque en su país fue víctima de asaltos a punta de pistola en cinco ocasiones, declinó vivir presa del terror.
El 2014 lo había comenzado al lado de su esposo, un empresario británico que había emigrado al país con su familia de niño, hacía 35 años, y con quien compartía, además de una hija, su pasión por Venezuela. Él se conocía las rutas como nadie, pues trabajaba mostrando a los turistas las bellezas de la nación que hizo suya.

EL DÍA DE REYES LES ARREBATARON LA VIDA

Comunidad Warao en el Delta del Orinoco

Una publicación compartida de Monica Spear (@monicaspear) el


Entrada la noche, acechando la zona donde habían colocado sus trampas, ‘El Gato’ y sus secuaces esperaban acción, lo que ocurrió pasadas las 10:00. Dos carros sufrieron los embates de las dañinas piedras.

El primer conductor aceleró, pero el segundo, Thomas H. Berry, que manejaba el Toyota gris, con Mónica Spear y su hija Maya de pasajeras, se vio obligado a detenerse más adelante, a la altura del kilómetro 194. La llanta derecha quedó inservible y hacía imposible seguir el trayecto.

Spear llamó al número de emergencias 171 para que les enviaran una grúa, pero en ese momento, le respondieron que no había una disponible. Entonces, detuvieron a una que pasaba por el lugar.

LO QUE OCURRIÓ MÁS TARDE CUENTA CON DOS VERSIONES: LA DE ‘EL GATO’ Y LA OFICIAL

Según la policía, a fuerza de balazos, seis que impactaron el Toyota gris y uno que dio en la grúa, los seis delincuentes ejecutaron un robo provocando las muertes de Mónica Spear y Thomas H. Berry, casi en el acto. Hiriendo además a Maya.

Comunidad Warao en el Delta del Orinoco

Una publicación compartida de Monica Spear (@monicaspear) el


Pero ‘El Gato’ lo relata de una forma distinta. De acuerdo con su versión, obtenida en exclusiva por María Isoliett Iglesias y Deivis Ramírez Miranda, la noche del 6 de enero de 2014 él y sus amigos se acercaron a la grúa y anunciaron su asalto.
Buscó joyas o artículos de valor pero no encontró mucho. “Ella se quedó quieta… no se resistieron ni nada. El esposo sí hablaba, pero no le entendí nada porque hablaba en otro idioma”, dijo a los periodistas.

Cuando se disponían a abandonar la zona, según ‘El Gato’, el gruero les disparó y, aunque en su grupo eran seis, sólo él repelió el ataque desde una lomita. El primero en morir se estima que fue Thomas H. Berry, quien recibió un impacto de bala en el lado derecho del pecho.

Por el testimonio de su hija Maya, se sabe que Mónica Spear la agarró e intentó protegerla con su cuerpo. En esa lucha por salvarla colocándola entre el suelo y la guantera del carro, una bala entró por su brazo derecho, a la altura de la axila, y provocó que se desangrara.

Con información de Univisión

Si te gustó... ¡compártelo!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter


¿TE HA GUSTADO LO QUE HAS VISTO? COMPARTE TUS COMENTARIOS


Top