Cosas que debes saber sobre ti y la vida para ser feliz cuando cumples los 18

Alcanzar la mayoría de edad puede generar expectativas y ansiedades, pues confrontar la madurez o la adultez no siempre concuerda la idea de felicidad

Según la sabiduría popular algo crucial le ocurre a todo mortal vertebrado de la especie humano en cuanto cumple los 18: se hace tan viejo como cualquier otro. Muchos mitos, dimes y diretes circundan al hecho de alcanzar esta edad, que, dicho sea de paso, es una especie de límite o tope del imaginario colectivo para denotar madurez como forma de aceptación social. Entre certezas y contradicciones, no se puede negar que tener 18 años forma parte de dar “un paso” y te permite conocer más de ti y de la vida, pues es la época propicia de la vida en la que eres arte, pero cada día llevas un lápiz para perfeccionarte. Deseas gritarle al mundo que ya eres mayor, pero es un error común caer en cuenta de que aún falta mucho por experimentar y que el proceso no culmina como un trámite, sino que quedan muchas cosas que debes conocer de ti y del mundo para llegar a la plenitud. Como reza el dicho: un gran poder llevar consigo mucha responsabilidad.

Como factor tiempo, 18 vueltas al Sol no son nada si caes en cuenta de que ésa es la cantidad de años que pasó Donald Trump sin pagar impuestos. Pero en cuanto a la edad, esta mágica cifra siempre genera expectativas, temores, angustias y dilemas. Después de todo, quienes saben del tema perfectamente podrían coincidir en que hay por lo menos 8 consejos que les hubiera gustado escuchar cuando tenían 18 años.

A sabiendas de que los pesares y los contratiempos también son vitales para construir una vida plena, pues evitar la tristeza sólo trae más tristeza, te presentamos una lista de claves que debes saber sobre ti y sobre la vida para ser feliz cuando cumples 18 años. Sin duda alguna esto no es lo único que debes aprender porque cada día nos da un millón de lecciones, reconoce en que te equivocas y dale el visto bueno a lo que sucede. Tampoco es preciso tomárselo tan en serio, pues puede funcionar para cualquier edad.

La distancia no es un impedimento para el amor

En todo caso es un arma de aprendizaje para saber quién realmente quiere tenerte cerca o a muchos kilómetros de distancia.

La música te libera

Es un hecho: la música te libera y te rejuvenece cada día. Escuchar tus canciones favoritas sin importar el género te ayuda a pensar y explotar la creatividad que llevas por dentro.

No te acostumbres a nadie

“Por eso crees que perdiste algo, lo que es imposible, porque todo te fue dado, no hiciste ni un solo pelo de la cabeza, por lo tanto, no puedes ser dueño de nada. Además, la vida no te quita cosas, te libera de cosas, te aliviana para así volar más alto”. La frase es de Facundo Cabral y condensa una enseñanza muy difícil de asimilar. Sin embargo, comenzar a tenerlo claro es uno de los pasos para ir abonando el camino hacia la felicidad.

Ponte en los zapatos de los demás

Respeta las actitudes de la multitud. A menudo las personas odian que les resalten sus errores. Procura no hacer lo mismo. El entendimiento hacia las personas que te rodean pasa siempre por la empatía.

Comparte con cualquier persona en cualquier lugar

Cuando cumplas 50 te preguntarás por qué no hablaste con la persona que no tuvo las mismas oportunidades que tú o no visitaste el café viejo de la esquina o tomaste el bus público. Nutre tu vida y sal de la zona de confort porque de allí vienen las diferentes perspectivas de la vida.

Ámate tal y como eres

Descubrirás que el amor no es tanto como lo muestran en las películas y que pasa primero por ti. La vida te dio a alguien que debes dedicarle tu vida para encontrar lo que realmente desea. Cuando te amas, amas a la vida y a las demás personas.

Perdónate y perdona a los demás

Cuando personas te liberas y cuando liberas vives en una plenitud.

La familia siempre

Siempre habrá personas primordiales en tu vida. No serán muchas, así que conviene nunca olvidarlos y tratar de tenerlos contigo siempre. No cualquiera formará parte de tu selecto grupo de seres queridos, así que valóralos.

Estudia y aprende cada día

Aprovecha tu irrupción en “la madurez” y date cuenta de lo que te gusta y de lo que no te gusta. Es tu vida y es tu deber hacerla lo más rica posible. El conocimiento nunca está de más. Libera y enriquece tu alma. El aprendizaje es lo que hace a una persona.

Ayuda

Si te nace la bondad, dale rienda suelta. Siempre hay formas de ayudar al prójimo. No hace falta ser un filántropo empedernido. Puedes ayudar de pequeñas formas todos los días. Si se te da, aprovecha tu espíritu joven y forma parte de un voluntariado. Ayudar a cambiar el mundo te llenará de esperanza.

Si alguien que amas te deja, no te agobies

Tampoco te estanques en peros y porqués. El desamor es una faceta esencial en la vida de toda persona. Simplemente las cosas son así porque deben ser así. Hay millones de personas en el mundo y tu camino apenas comienza. No te quedaste solo, simplemente estás en busca de nuevas personas y aprendizajes.

Viaja

Sólo viaja. Date el gusto de conocer lo que quieres conocer y déjate sorprender por la aventura y la incertidumbre. Con peripecias y buenas experiencias podrás apreciar la magia que hay en lo más mínimo.

Haz lo que amas

¿Qué punto tiene pasar tus días haciendo algo que no te inspira? Dedicarle tu tiempo a lo que te apasiona te llevará al éxito, porque hacer lo que amas te llena y te permite expresar tu yo verdadero.

Cuando realmente sientas algo, dilo

Muchos están acostumbrados a lidiar con sus sentimientos, opiniones y formas de ver la vida desde el silencio. No hace falta que guardes todo lo que piensas porque el hoy es la realidad y el mañana quién sabe.

Si quieres ver un lindo día, rodéate de luz y personas lindas

Lindas por quienes son y cómo sonríen, de allí viene lo más lindo de la vida, si quieres circunstancias problemáticas rodéate de personas desdichadas y lo tendrás, eres libre de decidir.

No critiques

Al menos no tanto. Apela a la mesura y piensa dos veces antes de emitir comentarios fortuitos Lo que dices va en una bomba de agua y puede regresar a ti como una granada.

Problemas y errores no existen

Como dice Facundo Cabral: “De la cuna a la tumba es una escuela, por eso lo que llamas problemas son lecciones”. Desde esa perspectiva, los problemas y los errores no existen. Se trata en todo caso de lecciones porque de ellas viene lo que aprendes para cambiar tu vida.

La ley de atracción es real

Todos venimos de un mismo lugar y una misma estrella. En el universo hay mucho espacio para desear. Lo que quieres se te dará; si piensas en que no lo lograrás, simplemente no llegará a tu vida.

Sé tu propio hogar

Aunque el mundo caiga, debes entrar en ti porque allí debes encontrar tu tranquilidad y felicidad.

Llora tranquilo

No está mal ceder y desahogarse. Baja la guardia y asume que no siempre se puede ganar. Llorar es una práctica, si se quiere, terapéutica. De allí liberas todo lo que llevas en la cabeza y puedes comenzar de nuevo el día.

Sonríe y vive como si fuese el último día

Si sonríes, la vida será una sonrisa. Así que vive sin arrepentirte. A la hora de la verdad terminarás por arrepentirte más por lo que habría sucedido si hubieses hecho tal o cual cosa que te asustaba, y no por lo que sí te permitiste hacer.

*

Las imágenes que acompañan al texto son propiedad de Joel Sossa

Si te gustó... ¡compártelo!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter


¿TE HA GUSTADO LO QUE HAS VISTO? COMPARTE TUS COMENTARIOS


Top