9 razones para no darle un celular a tu niño menor de 12 años

La Academia de Pediatría y la Sociedad Canadiense de Pediatría recomiendan que los niños de 0 a 2 años no deban tener ninguna exposición con la tecnología, es decir, no usar celulares. De 3 a 5 deben tener un margen de una hora diaria, mientras que de 6 a 18 años solo dos horas al día.

Una investigación sobre el impacto de la tecnología en el desarrollo del niño, su conducta y el rendimiento académico arrojó que los niños y jóvenes usan de 4 a 5 veces más la cantidad recomendada de tecnología, lo que genera consecuencias peligrosas para su desarrollo.

Según Common Sense Media, los teléfonos electrónicos portátiles: celulares, tabletas y videojuegos han aumentado significativamente la accesibilidad y el uso de la tecnología, sobre todo en niños muy pequeños.

Luego de notar que muchos de los problemas de rendimiento escolar en niños estaban asociados con un mayor uso de celulares y aparatos electrónicos, una terapeuta ocupacional pediátrica desarrolló un programa y exhorta a padres, maestros y gobiernos del mundo a restringir el uso de los dispositivos portátiles para niños menores de 12 años.

¿En qué se basó la investigación para decir que los niños no deben usar celulares?

1.- Crecimiento del cerebro

Entre 0 y 2 años el cerebro de un bebé triplica su tamaño y continúa en estado de desarrollo rápido hasta llegar a los 21 años. El desarrollo temprano del cerebro lo determinan los estímulos ambientales o en su defecto, la falta de ellos.

Se demostró que la estimulación a un cerebro ocasionada por la sobreexposición a tecnologías está asociada con el funcionamiento ejecutivo déficit de atención, aprendizaje deteriorado, retrasos cognitivos, aumento de la impulsividad y la disminución de la capacidad de autorregulación.

2.- Retraso en el desarrollo

Se demostró que el uso de la tecnología restringe el movimiento del niño, lo que puede ocasionar un retraso en el desarrollo. Uno de cada tres niños entra a las aulas de clases con esta dificultad, lo que incide de manera negativa en el rendimiento académico y la alfabetización.

3.- Obesidad

El uso de la televisión y videojuegos está relacionado al aumento de la obesidad. Los pequeños en cuyas habitaciones hay dispositivos electrónicos tienen un 30% de aumento de la incidencia de la obesidad.

Uno de cada tres niños norteamericanos es obeso, mientras que el 30% de los niños con obesidad es propenso a desarrollar diabetes. Las personas con obesidad corren mayor riesgo de sufrir un Accidente Cardiovascular prematuro, así como un ataque al corazón, acortando considerablemente la esperanza de vida.

4.- Privación del sueño

La Fundación Kaiser determinó que el 60% de los padres no supervisa el uso de tecnología de sus hijos, mientras que el 75% de los niños tiene tecnología en las habitaciones. 75% de los pequeños entre 9 y 10 años tienen problemas del sueño en la medida en que sus calificaciones son perjudicadas.

5.- Enfermedad mental

Otros factores asociados al uso excesivo de la tecnología son la depresión infantil, el trastorno de apego, la ansiedad, autismo, déficit de atención, trastorno bipolar, psicosis y comportamiento problemático del niño.

6.- Agresión

Se determinó que los contenidos mediáticos violentos pueden ser los responsables de la agresión infantil. Los niños pequeños están expuestos cada vez más a la violencia física y sexual disponible en los medios de comunicación actuales.

Un videojuego muy popular entre los jóvenes estadounidenses, “Grand Theft Auto V” evidencia el sexo explícito, la tortura, la violencia y mutilación. Tal es el caso de muchas películas y series de TV.

En Estados Unidos se categorizó la violencia en los medios como un riesgo para la salud pública por el impacto que causa en la agresión infantil.

7.- Demencia digital

El déficit de atención y la disminución de la concentración en niños puede estar derivada del contenido de medios de alta velocidad, por la poda cerebral de las vías neuronales hasta la corteza frontal. Se determinó que los niños con déficit de atención no pueden adquirir aprendizajes.

8.- Adicciones

En la medida en que los padres permiten a sus hijos el acceso a la tecnología, se separan más de ellos y ante la falta de apego, los pequeños pueden desarrollar adicción a los aparatos tecnológicos. Uno de cada 11 niños de 8 a 18 años es adicto a la tecnología. Los jugadores patológicos doblan las probabilidades de tener ADD o ADHD.

9.- Radiación

La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó en 2011 los teléfonos celulares y otros inalámbricos como un riesgo de categoría 2B (posible carcinógeno), por la radiación que estos emiten.

James McNamee en conjunto con Health Canada extendió un exhorto cuando dijo que los niños son más sensibles a una variedad de agentes que los adultos, debido a  que sus cerebros y el sistema inmunológico todavía aún están en desarrollo.

Consecuencias y soluciones

Se estima que el tratamiento para las adicciones tecnológicas en los niños y jóvenes colapsará el sistema educativo y el presupuesto de salud.

La investigación sugiere que es la infancia la etapa para influir en el bienestar social y emocional de los niños, por lo que siguiendo programas de prevención en la infancia se puede reducir la prevalencia de los trastornos mentales. Una vía es brindar herramientas a los padres y así mejorar los resultados educativos y sociales.

Los estudios han arrojado que el desenvolvimiento de los niños en “zonas verdes” durante 20 minutos al día redujo considerablemente el síntomas de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad.

Mientras que la actividad física está directamente relacionada con el rendimiento académico de los niños. No estaría mal quitarles los celulares a los chicos y llevarlos al parque, tal como hacían los padres en años anteriores, cuando no existían celulares, tablets ni computadoras. Dar de regalo un aparato de ese estilo no hará más que causar daño a su hijo, especialmente si es pequeño, pues perdería los mejores años de su infancia apegado a la tecnología.

Con información de: medicinanatural.com

Si te gustó... ¡compártelo!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter


¿TE HA GUSTADO LO QUE HAS VISTO? COMPARTE TUS COMENTARIOS


Top