8 Cosas “secretas” que hacen la mayoría de las chicas en el baño, pero NUNCA te hablarán de ello

Cosas como leer la etiqueta de la lejía en el tocador porque te olvidaste del móvil nos recuerda que a fin de cuentas no somos tan diferentes a los hombres, por si acaso, son situaciones cotidianas que las mujeres vivimos y no existe nada de qué avergonzarse simplemente son cosas de las que nunca hablaremos, echa un vistazo a continuación y cuéntanos más adelante si te sentiste identificada:

  1. Mover los pelos sobre los azulejos de la ducha para formar dibujitos bonitos y asquerosos.

A veces puede que te olvides de deshacerte de ellos después, por lo que la siguiente persona que use la ducha podrá entretenerse admirando una obra artística.

  1. Derramar sangre menstrual en el suelo después de un baño o ducha.

Las prisas por ir corriendo a ponerte unas bragas tras salir de la bañera es prácticamente un deporte de riesgo.

  1. Leer los ingredientes de la lejía de baño si te olvidas del teléfono cuando vas a hacer caca.

Alcohol etoxilado, lauril sulfato de sodio, ácido láctico, hidróxido de potasio, surfactantes no iónicos, benzisothiazolinona… vamos a morir todos y nos llevaremos el planeta por delante.

  1. Mirarte en un espejo de aumento y horrorizarte/fascinarte con el tamaño de tus poros, lo pobladas que tienes las cejas y esos pequeños pelitos que no sabías que tenías.

 

Si tienes un rato puede que te pases una hora o dos quitándote con pinzas la perilla que te acabas de descubrir.

  1. Adoptar posturas gimnásticas locas en la ducha mientras intentas depilarte las piernas.

 

En los anuncios siempre parece mucho más fácil.

  1. Salir del baño o de la ducha desnuda y chorreando cuando te das cuenta de que te has dejado la cuchilla de afeitar al otro lado.

Y luego tener que volver andando con cuidado tras dejar charcos de agua tras de ti.

  1. Tirarte un pedo en la bañera.

Por algún motivo, el olor es mucho más penetrante que el de cualquier otro pedo. Es emocionante de lo asqueroso que es.

  1. Que se te meta champú en los ojos y pensar “así es como voy a morir”.

Por mucho que cierres los ojos, una gotita diminuta de champú conseguirá meterse dentro.

 

Si te gustó... ¡compártelo!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter


¿TE HA GUSTADO LO QUE HAS VISTO? COMPARTE TUS COMENTARIOS


Top